Síguenos en:

Preguntas frecuentes

1. Tómese su tiempo. No deje que nadie lo haga apresurarse. Las buenas oportunidades para construir un negocio en una estructura multinivel no desaparecerán repentinamente. La gente que dice “únase desde el principio” está implicando que los que se unan más tarde serán perjudicados. ¡CUIDADO!

2. Haga preguntas:

-Sobre la empresa y sus directivos.
-Sobre los productos – su costo, valor justo de mercado, fuente de abastecimiento y mercado potencial en su área.
-Sobre el pago de iniciación (incluyendo las compras requeridas).
-Sobre la garantía por parte de la empresa de la re-compra de la mercadería que compone las compras requeridas.
-Sobre las ganancias promedio de distribuidores/as activos/as.

3. Consiga copias de todo el material impreso de la empresa.

4. Consulte a otros que hayan tenido experiencia con la empresa y sus productos. Vea si los productos están realmente siendo vendidos a consumidores.

5. Investigue y verifique toda la información. No tome por seguro que documentos de apariencia oficial sean exactos o completos.

1. Presión para lograr que firme el contrato rápidamente acordando pagar una importante suma de dinero antes de que usted pueda investigar los argumentos de venta u obtener asesoramiento legal.

2. Promesas de ganancias extraordinariamente altas o garantizadas.

3. Argumentos de que las ganancias pueden lograrse fácilmente.

4. El requerimiento de un pago inicial que excede, en gran medida, el precio de mercado de cualquier producto, equipo de ventas o entrenamiento.

5. Una tarifa importante que deba ser pagada antes de recibir ninguna contrapartida.

6. Respuestas evasivas por parte de la persona de ventas o renuencia a darle a conocer documentos que la ley exige.

Estas son sólo señales de advertencia de los fraudes más obvios. En todo caso, se necesita una investigación independiente. Un vendedor fraudulento puede ser preparado con locuacidad y persuasión y documentos de apariencia auténtica. Recuerde, si vale su dinero, vale su tiempo para investigar.

Los esquemas piramidales buscan ganar dinero a costa suya (y rápidamente). Las empresas de marketing multinivel buscan ganar dinero con usted, a medida que hace crecer su negocio (y el de ellos) vendiendo productos de consumo. Antes de incorporarse con una empresa, investigue cuidadosamente. Una buena forma de comenzar es hacerse estas tres preguntas:

1. ¿Cuánto se le solicita como pago para ser un distribuidor? 
Si el costo para comenzar es sustancial, ¡tenga cuidado! El pago por incorporación en empresas multinivel es generalmente pequeño (usualmente por un equipo de auxiliares de venta entregado a costo o por debajo del mismo). Estas empresas

 Quieren que sea fácil y poco costoso que usted comience a vender. Los esquemas piramidales, por otra parte, hacen la mayoría de sus ganancias a través de incorporar nuevos reclutas. Por lo tanto, el costo para hacerse distribuidor es generalmente alto. PRECAUCIÓN: LAS EMPRESAS PIRAMIDALES CON FRECUENCIA DISFRAZAN LAS TARIFAS DE ADMISIÓN COMO PARTE DEL PRECIO QUE SE DEBE PAGAR POR COSAS COMO EL ENTRENAMIENTO NECESARIO, SERVICIOS DE COMPUTACIÓN, INVENTARIO DE PRODUCTOS, etc. Estas compras pueden no ser tan costosas o ”requeridas”, pero habrá una considerable presión para que el candidato “aproveche al máximo la oportunidad”.

2. ¿La empresa recomprará el inventario no vendido?
SI A USTED PUDIERA SOBRARLE INVENTARIO NO VENDIDO, ¡CUIDADO! Las empresas legítimas que solicitan la compra de inventario generalmente “recomprarán” los productos no vendidos si usted decide dejar el negocio. Algunas leyes estatales y el Código de Ética de la DSA exigen recompras de por lo menos el 90% de su costo original.

3. ¿Son vendidos a consumidores los productos de la empresa? 
SI LA RESPUESTA ES NO (O NO MUCHOS), ¡MANTÉNGASE ALEJADO! Este es un elemento clave. El marketing multinivel (como otros sistemas de venta minorista, depende de la venta al consumidor y del establecimiento de un mercado. Esto requiere productos de calidad y precios competitivos. Los esquemas piramidales, contrariamente, no se interesan en las ventas a los usuarios finales del producto. Las ganancias provienen de los volúmenes de ventas a nuevos reclutas, que compran los productos, no porque sean útiles o tengan precios atractivos, sino porque deben comprarlos para participar. Las compras de inventario nunca deberían ser más de lo que usted realísticamente espera vender o utilizar.

El marketing multinivel es una forma conocida de venta minorista en la cual los productos de consumo son vendidos, no en locales por parte de empleados de ventas, sino por hombres y mujeres de negocios que trabajan en forma independiente (distribuidores), generalmente en los hogares de los clientes. Como distribuidor usted puede determinar sus propias horas de trabajo y ganar dinero a través de vender productos de consumo provistos por una empresa establecida.

En una estructura multinivel usted puede también construir y manejar su propia fuerza de ventas a través de reclutar, motivar, abastecer y entrenar a otros para que vendan esos mismos productos. Entonces, su compensación incluye un porcentaje sobre las ventas de su grupo como así también ganancias sobre sus propias ventas a clientes minoristas. Esta oportunidad ha hecho que el marketing multinivel sea una forma atractiva de comenzar un negocio con relativamente poco dinero.

1. Son perdedores. La pirámide se basa en simple matemática: muchos perdedores pagan a unos pocos ganadores.

2. Son fraudulentos. Los participantes de un esquema piramidal están, consciente o inconscientemente, embaucando a aquellos a quienes reclutan. Muy pocos pagarían para incorporarse se le explicasen las probabilidades decrecientes.

3. Son ilegales. Existe un riesgo real de que una operación piramidal sea cerrada por representantes de la ley y que los participantes estén sujetos a multas y posiblemente arrestos.

¿Por qué alguien pagaría para incorporarse a un esquema piramidal?
Los promotores de los esquemas piramidales son maestros en psicología grupal. En las reuniones de reclutamiento crean una atmósfera frenética y entusiasta en la cual la presión grupal y las promesas de dinero fácil influyen sobre la avidez de la gente y el temor a perderse un buen negocio. Se desalientan la consideración seria y las preguntas. Es difícil resistir este tipo de apelación a menos que usted se dé cuenta que el esquema está manipulado fraudulentamente en su contra.

Pirámide disfrazada – el lobo en ropaje de cordero 
Algunos promotores de esquemas piramidales tratan que los mismos parezcan métodos de marketing multinivel. El marketing multinivel es un negocio legal y legítimo que usa una red de distribuidores independientes para vender sus productos de consumo.

Para parecerse a una empresa de marketing multinivel, un esquema piramidal incorpora una línea de productos y proclama que su negocio es venderlos a consumidores. Sin embargo, poco o ningún esfuerzo es puesto en realmente comercializar los productos. En lugar de eso, el dinero es conseguido en el típico estilo piramidal, a través del reclutamiento. Se presiona a los nuevos distribuidores a comprar un inventario de cantidades grandes y costosas en el momento de la incorporación.

Por ejemplo, puede ser que usted tenga que comprar U$S 1.000 de productos casi sin valor para ser un “distribuidor”. La persona que lo reclutó recibe U$S 500 (una comisión del 50%) y U$S 500 van a la cima (la empresa, en este caso). Note la similitud con el simple esquema piramidal descripto anteriormente.

Sin embargo, la mayoría de las pirámides disfrazadas no son tan sencillas de desenmascarar. Frecuentemente los esquemas piramidales eligen productos que son baratos de producir pero que no tienen un valor de mercado establecido, tales como nuevos productos milagrosos, curas exóticas, etc. esto hace que sea difícil determinar si verdaderamente hay un mercado consumidor para los productos. La mejor manera de evitar un fraude de esquema piramidal disfrazado es saber que buscar en una oportunidad legítima de ganancias.

Los esquemas piramidales son fraudes ilegales en los cuales grandes cantidades de gente en la base de la pirámide pagan dinero a poca gente en el vértice. Cada nuevo participante paga por la posibilidad de avanzar a la cima y obtener ganancias de los pagos de otros que puedan incorporarse posteriormente. Por ejemplo, para incorporarse, usted podrá tener que pagar desde una pequeña suma hasta miles de dólares. En este ejemplo, U$S 1.000 da derecho a una posición en uno de los compartimentos en el nivel base. U$S 500 de su dinero van a la persona del compartimento inmediato superior al suyo, y los otros U$S 500 van a la persona en la cima de la pirámide, el promotor. Si todos los compartimentos del cuadro son ocupados por participantes, el promotor cobrará U$S 16.000, y usted y los otros del nivel inferior tendrán U$S 1.000 menos. Cuando se le haya pagado el total al promotor, su compartimento es eliminado y el segundo nivel pasa a ser el de la cima. Sólo entonces comienzan a ganar las dos personas en el segundo nivel. Para pagarles a estos dos, se agregan en la base 32 compartimentos vacíos y continúa la búsqueda de nuevos participantes.

Cada vez que un nivel llega a la cima, debe agregarse un nuevo nivel a la base, cada uno del doble de compartimentos que el anterior. Si se incorporan suficientes nuevos participantes, usted y los otros 15 participantes de su nivel tendrán la posibilidad de llegar a la cima. Sin embargo, para que usted pueda cobrar los pagos, se deberían reclutar 512 personas, la mitad de ellas perdiendo U$S 1.000 cada una.

Por supuesto, la pirámide puede colapsar mucho antes de que usted alcance la cima. Para que puedan ganar todos los participantes de un esquema piramidal, debería haber una provisión inacabable de nuevos participantes.

En la realidad, sin embargo, la provisión de participantes es limitada, y cada nuevo nivel de participantes tiene una menor posibilidad de reclutar otros y una mayor posibilidad de perder dinero.